¿Te gusta el teatro?

Ehuevoselenconcontraras aca sobre todo el teatro como obras clasicas,obras de aficionados y dejar tu opinion sobre el teatro actual y los cambios que creas debe tener

123 Replies to “¿Te gusta el teatro?”

  1. Having read this I thought it was very informative. I appreciate you finding the time and effort to put this article together. I once again find myself personally spending a lot of time both reading and leaving comments. But so what, it was still worthwhile!

  2. What i don’t understood is in fact how you are not really much more smartly-preferred than you might be now. You are so intelligent. You understand therefore considerably relating to this matter, produced me in my view imagine it from so many numerous angles. Its like men and women are not fascinated until it’s something to do with Woman gaga! Your individual stuffs excellent. Always care for it up!

  3. I don’t know whether it’s just me or if perhaps everyone else encountering problems with your site. It appears like some of the written text on your content are running off the screen. Can someone else please comment and let me know if this is happening to them too? This could be a problem with my web browser because I’ve had this happen previously. Kudos

  4. I really like your blog.. very nice colors & theme. Did you make this website yourself or did you hire someone to do it for you? Plz respond as I’m looking to create my own blog and would like to know where u got this from. thank you

  5. Hey there! I know this is kinda off topic but I was wondering which blog platform are you using for this website? I’m getting sick and tired of WordPress because I’ve had problems with hackers and I’m looking at options for another platform. I would be fantastic if you could point me in the direction of a good platform.

  6. Good day! This is my first visit to your blog! We are a team of volunteers and starting a new initiative in a community in the same niche. Your blog provided us valuable information to work on. You have done a outstanding job!

  7. We’re a group of volunteers and opening a new scheme in our community. Your site offered us with valuable info to work on. You’ve done a formidable job and our entire community will be grateful to you.

  8. I am really loving the theme/design of your web site. Do you ever run into any web browser compatibility issues? A number of my blog audience have complained about my site not working correctly in Explorer but looks great in Opera. Do you have any recommendations to help fix this issue?

  9. Hello there, There’s no doubt that your web site may be having web browser compatibility problems. When I take a look at your web site in Safari, it looks fine however when opening in IE, it has some overlapping issues. I just wanted to provide you with a quick heads up! Other than that, excellent site!

  10. I’m amazed, I have to admit. Seldom do I encounter a blog that’s both equally educative and entertaining, and without a doubt, you’ve hit the nail on the head. The issue is something not enough men and women are speaking intelligently about. I’m very happy that I stumbled across this during my hunt for something concerning this.

  11. Hello! I just wanted to ask if you ever have any issues with hackers? My last blog (wordpress) was hacked and I ended up losing months of hard work due to no back up. Do you have any solutions to protect against hackers?

  12. In this grand design of things you’ll secure a B+ just for effort and hard work. Where exactly you actually confused me was on your facts. As it is said, details make or break the argument.. And it could not be more correct right here. Having said that, let me reveal to you precisely what did give good results. Your authoring is actually highly persuasive and this is possibly why I am taking the effort in order to comment. I do not make it a regular habit of doing that. Secondly, even though I can easily notice the leaps in reasoning you make, I am not certain of how you appear to unite the points which in turn help to make the conclusion. For the moment I will yield to your point however hope in the foreseeable future you connect the dots better.

  13. Thanks for the good writeup. It if truth be told used to be a leisure account it. Look complicated to far added agreeable from you! However, how can we be in contact?

  14. Almost all of whatever you state happens to be astonishingly precise and that makes me ponder why I had not looked at this with this light previously. This article truly did turn the light on for me personally as far as this specific subject goes. Nonetheless there is just one issue I am not really too comfortable with and whilst I make an effort to reconcile that with the actual core theme of the position, let me observe just what all the rest of the visitors have to point out.Well done.

  15. I do like the way you have presented this particular problem and it really does give me a lot of fodder for consideration. On the other hand, through what I have witnessed, I simply just trust as the commentary pile on that people today stay on issue and in no way get started upon a soap box associated with the news du jour. All the same, thank you for this excellent piece and whilst I do not concur with it in totality, I value your viewpoint.

  16. Sorry for the huge review, but I am really loving this, as well as the excellent reviews some other people have written, will help you decide if it’s the right choice for you.

  17. you are actually a just right webmaster. The web site loading velocity is incredible. It kind of feels that you’re doing any distinctive trick. In addition, The contents are masterwork. you’ve performed a fantastic activity on this topic!

  18. Tiffany Expensive jewelry will be brilliant and appropriate for each ladies adulation expensive diamonds, these are no different. Chiffon jewelry or even chiffon bracelets could along with accomplish the boys joining remarkable if they is wearing within just you ear as well as a hold in the head. For many folks, it must probable function as particular Tiffany add-ons designer or perhaps pigmentation. A ton of might decide upon Tiffany jewelry that may be a fundamental

  19. One more thing. I believe that there are many travel insurance internet sites of respected companies that let you enter your trip details and obtain you the estimates. You can also purchase the actual international travel cover policy on the internet by using your current credit card. All you have to do should be to enter all travel particulars and you can understand the plans side-by-side. Simply find the package that suits your financial budget and needs after which use your bank credit card to buy the idea. Travel insurance on the web is a good way to do investigation for a reliable company regarding international holiday insurance. Thanks for expressing your ideas.

  20. Thanks for your post. One other thing is that if you are selling your property by yourself, one of the issues you need to be conscious of upfront is when to deal with household inspection accounts. As a FSBO supplier, the key towards successfully moving your property as well as saving money on real estate agent commission rates is awareness. The more you understand, the better your sales effort will likely be. One area when this is particularly crucial is reports.

  21. This web web page is mostly a stroll-through for all of the information and facts you wanted about this and didn’t know who to ask. Glimpse proper here, and you will undoubtedly uncover it.

  22. Putting on ray ban sunglasses inside the house anywhere is nearly normally in no way proper, if you have any form of increased susceptibility for you to mild. Nevertheless people are also going to you might be a little bit of bizarre and look at you will surprising. (I do know that’s not grammatically perfect but it obtains my best point across.) Aside from, when someone is trying to keep a talk along with you and are also not certain if you are quite possibly watching these individuals…properly that’s a confident turn off.

  23. Sporting ray ban sunglasses at home wherever is sort of normally not even acceptable, until you have any sort of added level of sensitivity for you to light-weight. However customers are still preparing to you might be a bit odd and consider a person funny. (I’m sure that’s not grammatically proper however it can get my point across.) Besides, if someone else is trying to go on a discussion for you and they are generally not certain in case you are possibly noticing these individuals…perfectly it really is a convinced turn off.

  24. The very root of your writing while sounding agreeable at first, did not sit very well with me after some time. Somewhere throughout the sentences you were able to make me a believer unfortunately just for a very short while. I nevertheless have got a problem with your jumps in assumptions and you might do nicely to fill in those gaps. In the event you actually can accomplish that, I will certainly end up being amazed.

  25. Almost all of whatever you articulate happens to be supprisingly accurate and it makes me wonder why I had not looked at this in this light before. Your article truly did turn the light on for me as far as this topic goes. Nonetheless there is actually one point I am not really too cozy with and while I make an effort to reconcile that with the core idea of your issue, permit me observe just what all the rest of your readers have to point out.Well done.

  26. I do love the way you have framed this particular concern and it does indeed offer us a lot of fodder for consideration. On the other hand, from what precisely I have seen, I only trust as other responses pack on that people stay on point and not embark upon a tirade of the news du jour. Anyway, thank you for this fantastic point and whilst I can not go along with this in totality, I regard your point of view.

  27. Nice post. I be taught one thing more challenging on completely different blogs everyday. It will always be stimulating to learn content material from other writers and observe a bit of one thing from their store. I’d prefer to use some with the content material on my blog whether or not you don’t mind. Natually I’ll give you a link in your internet blog. Thanks for sharing.

  28. I also meant to add that I’ve read that a deficiency of vitamin b12 can be linked to tinnitus, so I am worried that by taking metformin, I’ll be decreasing my b12 and making my tinnitus worse.

  29. Hello just wanted to give you a quick heads up. The words in your article seem to be running off the screen in Opera. I’m not sure if this is a format issue or something to do with web browser compatibility but I figured I’d post to let you know. The style and design look great though! Hope you get the problem solved soon. Kudos

  30. When I originally commented I clicked the -Notify me when new feedback are added- checkbox and now every time a remark is added I get four emails with exactly the same comment. Is there any approach you’ll be able to remove me from that service? Thanks!

  31. Simply want to say your article is as astounding. The clearness in your post is just nice and i can assume you’re an expert on this subject. Fine with your permission let me to grab your feed to keep updated with forthcoming post. Thanks a million and please continue the enjoyable work.

  32. Together next to with everything which seems that they are building inside this exact concern substance, a significant percentage regarding details of view are commonly slightly radical. However, I appologize, on the contrary My partner and i can certainly not subscribe on behalf of your whole evocation, each and every one whether it is refreshing probably none the less. It looks to ensue intelligent to everybody that your exact opinions are commonly not automatically absolutely rationalized along with in fact an distinctive are typically your do-it-yourself not completely certain linking your point. Into more or less one event Used to solve be thankful for rendition the item.

  33. Its a bit more expensive, in my area. The nice place I occasionally got my brows done at(and other areas, though not a full brazilian) ran their Brazilians around 65-75$. I’d TOTALLY do it, if it was that cheap! I’ve shaved or NAIRed all my life, but both gave me horrific ingrowns, the NAIR less so, if I didn’t do it as frequently. But despite that, I’d never actually SEEN my natural pubic hair(literally. by the time i got noticeable pubes, I had my cycle, adn the combination resulted in such painful infections, that I started doing my best to remove it BEFORE it got yanked around, and became a breeding ground for fermented cooties. TMI, i know), until I stopped doing that shortly after my boyfriend and I started spending more time together. He noticed how many severe skin infections I kept getting from it, and how infrequently I could do it, and just got tired of the roller coaster, and we agreed to let it grow, so it would be less uncomfy. I don’t really care for it aesthetically, and don’t really like it, but it IS much nicer not having continued infections. I always responded well to wax, so a brazilian would be perfect! Just too expensive to go to a reputable place, in my area. Sigh. Ah well, some day.I’m glad it wasn’t too awkward or painful for you! Hope the great results continue!

  34. Hiya, I’m especially pleased I have originate this information. These days bloggers publish only in relation to gossips and internet and this is truly frustrating. A clear position with interesting content, this is what I penury. Gratitude for keeping this website, I’ll ensue visiting it. Do you solve newsletters? Can not get hold of it.

  35. Howdy! I’m sure this is sort of off topic but I had been wondering if you knew where I could truthfully get yourself a captcha plugin for my comment form? I’m utilizing the same blog platform as yours and I’m having difficulty finding one? Thanks a lot!

  36. An amazing let somebody in on, I a minute ago set this onto some colleague who had been doing somewhat psychiatry for this. And he in reality bought me breakfast because I originate it pertaining to him.. smirk. So i want to modify that: Thnx for the treat! Except okay Thnkx with regard to spending time to talk on the subject of this, I undergo glaringly a propos it and enjoy evaluation more resting on this topic. If realistic, as you consider expertise, would anyone mind updating your blog with added details? It can live highly ideal used for me. Adult browse in the lead a minute ago used for this blog post!

  37. The thing, Tiffany heart necklaces directly into a sluggish start a lifetime when were created in greater comfort the firm finances. Find the Tiffany heart necklace which goes definitely with get older along with the manner. click here,Bits with regards to jewels can potentially overcome an modest feminine that really work for just about any satisfied conclude. Tiny understated diamond necklace necklaces of great precious metal necklaces are ideal for slighter bedding.

  38. Heya this is kind of of off topic but I was wanting to know if blogs use WYSIWYG editors or if you have to manually code with HTML. I’m starting a blog soon but have no coding expertise so I wanted to get advice from someone with experience. Any help would be enormously appreciated!

  39. Hey. Fantastically cool website!! Guy .. Charming .. Amazing .. I will bookmark your website and take the feeds additionally…I’m content to attain numerous helpful in sequence proper at this point surrounded by the article. Show gratitude you for sharing…

  40. tiffany jewelry outletprotects many expensive jewelry with regards to your wedding day; wedding necklaces, pendants, sounds and so on. Nuptial fancy dress bracelets is undoubtedly ideas at a wide selection of material and even tone mix; jewelry plated or possibly magical coated having gemstone not to mention brick,tiffany jewelry cheap,inside color selection mixture which unfortunately contributing a contented elegance back to you.

  41. Keratosis Pilaris (KP) is usually a anatomical epidermis dysfunction of which has an effect on 40% with the the planet’s human population. KP seems to be a chaos involving smaller reddish colored lumps which have been in most cases located on the second portion of the arms, legs, buttocks in addition to much less normally on the deal with, which might be incorrectly recognized for pimples. While there isn’t any remedy pertaining to KP, you’ll find strategies to address it. We’ll provide you with just how.

  42. Write more, thats all I have to say. Literally, it seems as though you relied on the video to make your point. You definitely know what youre talking about, why waste your intelligence on just posting videos to your blog when you could be giving us something enlightening to read?

  43. My compliments, useful post and an excellent web site. Also your post has inspired me to commence writing on issues similar to what you are doing. We are generating a premium on-line portal a specially-created site that brings particulars collectively from diverse sources in an uniform way. The Connectdirector Online Portal – marketing networks & match producing group portal is professional networking on the Connectdirector “all in a single” premium web portal providing business networking & social networking, contacts, matching, on world wide web content material, (internet) marketing and advertising & (enterprise help) options. An distinctive multi-language web portal notion with a international exposure and a nearby concentrate on each rich high high quality on the internet content material and dynamic database generated listings for matching private interest, company interests and social interests and needs. We at Connectdirector advertising networks and neighborhood portal are an match producing authority in guiding and lowering barriers by direct linking enterprise and social interests and needs interests on the principles of joint outcome, integrity, compliance and excellence. Summarized Connectdirector is Networking, Contacts, Matching, Content material, Marketing and advertising & Services.If you did not go to our site nevertheless and/or you are not a member, then please sign up as we actually want to know your thoughts so we can enhance our on-line portal. On our web site you can commence simple to develop your network contacts!

  44. Hi there, just became alert to your blog through Google, and found that it is really informative. I’m gonna watch out for brussels. I’ll appreciate if you continue this in future. A lot of people will be benefited from your writing. Cheers!

  45. What’s Captivating position i’m pristine to this, I stumbled upon this I have open It extremely of use and it has helped me outdated tons. I am hoping to create a contribution & abet other users like its helped me. Fantastic job.

  46. Can I just say what a aid to find someone who actually knows what theyre talking about on the internet. You definitely know easy methods to convey a problem to gentle and make it important. Extra folks need to read this and perceive this aspect of the story. I cant consider youre not more widespread because you positively have the gift.

  47. Thanks for taking the time to discuss this, I feel strongly about it and adore learning much more on this topic. If possible, as you gain expertise, would you mind updating your blog with far more details? It truly is really helpful for me.

  48. What i don’t realize is in truth how you are no longer actually a lot more well-liked than you might be now. You’re very intelligent. You realize therefore considerably relating to this subject, produced me in my view imagine it from numerous numerous angles. Its like men and women aren’t fascinated except itˇ¦s something to accomplish with Lady gaga! Your personal stuffs great. Always deal with it up!

  49. Correct now what ever you say will be blown way out of proportion or taken completely in the wrong way. On the extremely floor that so carelessly tread on, and squander. A small bit of tension can trigger miscommunications.

  50. The lemon juice is employed because its citric acid keeps the sugar from starting to be also difficult when cooked to higher heat. If it really is not utilized, you will have reliable rock sugar rather than a malleable wax.

  51. you might be actually a excellent webmaster. The web page loading speed is amazing. It sort of feels that you’re doing any distinctive trick. Moreover, The contents are masterpiece. you’ve got done a great job within this matter!

  52. May I just say what a comfort to find somebody that actually knows what they are discussing on the web. You actually know how to bring a problem to light and make it important. A lot more people have to read this and understand this side of your story. It’s surprising you’re not more popular because you most certainly have the gift.

  53. Is it possible to make a spoiler button in blogger blog posts ? I don’t know javascript and know very basic html only. I’ve tried copying snippets of javascript into my posts to try but most of them doesn’t work. Some only works in the create post window but after publishing it doesn’t work anymore. Most buttons just does nothing after being clicked. Any solutions ?.

  54. Write more, thats all I have to say. Literally, it seems as though you relied on the video to make your point. You clearly know what youre talking about, why throw away your intelligence on just posting videos to your weblog when you could be giving us something enlightening to read?

  55. Hands down, Apple’s app store wins by a mile. It’s a huge selection of all sorts of apps vs a rather sad selection of a handful for Zune. Microsoft has plans, especially in the realm of games, but I’m not sure I’d want to bet on the future if this aspect is important to you. The iPod is a much better choice in that case.

  56. After I originally commented I appear to have clicked the -Notify me when new comments are added- checkbox and from now on every time a comment is added I recieve 4 emails with the exact same comment. There has to be an easy method you can remove me from that service? Appreciate it!

  57. I just want to tell you that I am newbie to blogging and definitely savored this blog site. Very likely I’m planning to bookmark your blog . You surely come with fabulous articles. Many thanks for revealing your website page.

  58. I simply want to tell you that I’m new to weblog and seriously loved your blog. Likely I’m going to bookmark your blog . You certainly come with superb article content. Many thanks for revealing your web page.

  59. El Viajero

    Personajes:
    .Viajero
    .Anciano
    .Doncella
    .Vendedor

    -la obra se basa en un hombre que va hacia roma, lleva varios días caminando, se va encontrando con numerosas personas en el camino, esta vestido de ropa humilde y lleva al hombro un saco donde tiene todas sus pertenencias, el viajero es un hombre joven de unos 30 años, trigueño, alto y muy culto, lee mucho y habla muy educadamente.

    -se abre el telón.
    -la escena esta representada por unos árboles el hilera que dan sombra al camino donde se desarrolla la obra, de momento viene en camino el viajero.

    Viajero:(se detiene, mira a su alrededor) aquí mismo voy a descansar (se sienta, saca del saco una botella de agua, bebe, la guarda de nuevo y se acuesta poniendo como almohada el saco, comienza a silbar)

    -entra a la escena el vendedor, pregonando verduras en su carretón.

    Vendedor:(pregonando) vendo vegetales para su sopa, maíz para su caldo, ají para su asado y col para su ensalada (ve al viajero en el piso y se detiene a su lado, lo mueve con su pie) oiga señor! (se inclina hacia el y le grita) señor!

    Viajero:(da un salto y se pone de pie) ¿Qué paso? (recoge su saco del piso) ¿llamaba usted?

    Vendedor:(emite una carcajada) ¿Cómo se le ocurre dormir en medio de este camino tan peligroso?

    Viajero:(se encoje de hombros) yo lo noto muy tranquilo.

    Vendedor:(mirando al alrededor) si, como el ojo de un huracán (va hacia la carreta y toma una verdura, se la ofrece) tome, para el camino, de seguro le dará hambre.

    Viajero:(se echa el saco al hombro) no gracias, acá llevo un poco de pan y vino.

    Vendedor:(se la ofrece insistentemente y se la coloca en la mano) mejor la toma ¿no ha escuchado usted decir que de pan no solo vive el hombre?

    Viajero:(la acepta) esta bien, pero conste que me obligó (guarda la verdura en el saco)

    Vendedor:(regresa a su carretón) ¿y por cierto, donde se dirige usted?

    Viajero: voy camino a roma ¿sabe donde es?

    Vendedor:(empuja su carretón y sale a la marcha, se detiene a su lado) cuidado que no todos los caminos conducen a roma, y si, esta algo cerca, solo a unas millas (se retira de le escena)

    Viajero: se despide con voz alta pues ya esta algo lejos el vendedor) gracias por todo y tenga suerte.

    -se oscurece la escena, cuando regresa la luz se ve el mismo camino con árboles pero de diferencia es que hay dos sillas a un costado del camino y en una de ellas hay un anciano sentado.

    Viajero:(se detiene y se limpia el sudor de la frente)

    Anciano:(que lo estaba observando, lo llama) oiga!

    Viajero:(mira hacia atrás pensando que no es con el)

    Anciano: si usted, el del saco al hombro (le hace una seña con la mano) venga, siéntese (pone la mano sobre la otra silla) no es cómoda como para un rey, pero sirve para matar el cansancio.

    Viajero:(va, se sienta, pone el saco a su lado y le estrecha la mano al anciano) mucho gusto y gracias por invitarme, no he dejado de caminar en días.

    Anciano:(le pone una mano sobre el muslo al viajero) no se preocupe usted, estamos para eso, ayudarnos (se saca un tabaco de unos de los bolsillos de la camisa, fuma y saca una vu camada de humo) ¿va usted muy lejos?

    Viajero: hacia roma, no muy lejos de aquí.

    Anciano:(fuma) se donde es, solo unas millas y allí estarás.
    Viajero:(se para, camina hacia delante, mira hacia lo lejos) ¿y esas lomas que se ven allá? ¿Que son?

    Anciano:(se levanta y va hacia su lado y las señalas) esas, antiguamente se creía que eran el monte olimpo, donde habitaba Zeus con los inmortales.

    Viajero:(mirándolas) he oído hablar de ellas y de Zeus también, hay quien asegura que existió.

    Anciano:(regresa a la silla, se sienta) ¿Quién Zeus? (se ríe) boberías, cuentos de caminos así como este, las personas por abrir la boca dicen cualquier cosa.

    Viajero:(que aun miraba hacia las montañas mientras escuchaba a el anciano, regresa y se sienta) ¿a conocido a muchos viajeros como yo?

    Anciano:(lo mira y regresa la vista al frente) como usted, pocos ,pero almas sin rumbo, si he visto muchas, algunos que huyen de la vida, otros de la justicia y los demás buscaban su propia identidad(fuma, suelta el humo)y usted amigo ¿ que busca?

    Viajero: deseo conocer el coliseo romano, soy amante a la historia de ese lugar, fiel admirador del Cesar.

    Anciano:(toma el cenicero que tiene al pie de la silla y apaga el tabaco en el, lo deja de nuevo en su lugar) espero logre verlo, la ultima vez que lo vi estaba en ruinas.

    Viajero:(se levanta y toma su saco, se lo echa al hombro nuevamente, le estrecha la mano al anciano) gracias pero me debo apresurar, dicen que este camino no es muy seguro y no quiero me tome la noche por sorpresa.

    Anciano:(se levanta y pone una mano sobre el hombro del viajero) suerte tenga usted muchacho (saca una navaja de su pantalón y se la ofrece) tome, seguro en la vida es solo la muerte.

    -se oscurece nuevamente la escena, cuando regresa la luz tras unos minutos hay menos árboles en el camino y a mediados del el hay una doncella muy bella, agachada recogiendo flores y las colocaba en su cesta.

    Viajero:(la interrumpe) buenas tardes señorita (le ofrece la mano para ayudarla a levantarse)

    Doncella:(le toma la mano y se levanta sin quitarle la vista de encima) buenas, ¿se le ofrece algo?

    Viajero:(le besa la mano) teniéndola a usted, lo tengo todo

    Doncella:(sonrojada) gracias, exagera usted

    Viajero:(junta su mano a la de la de ella que esta sujetando la cesta) ¿la ayudo?

    Doncella:(se la retira) muy amable, pero así estoy bien

    Viajero:(la mira con deseos de besarla)

    Doncella:¿le pasa algo? ¿En que piensa?

    Viajero:(voz dulce) en lo bella que es

    Doncella:(sonríe) gracias (da unos pasos al frente, tratando de cambiar de tema, coloca la cesta de flores en el piso y se sienta a su lado)

    Viajero:(la persigue y haciendo la misma acción con su saco se sienta con los pies cruzados al lado de ella)

    Doncella:(mirando al frente, a lo lejos) que hermosa vista ¿verdad?

    Viajero:(mirando al frente a lo lejos) ese de ahí es el monte olimpo, amenos eso pensaban, y si te soy sincero, me gusta pensar que lo es

    Doncella: ¿me he preguntado que hay en su cima?¿será cierta la historia?

    Viajero:(señalando) mire, aquella montaña, la mas chica,¿la ve?

    Doncella:(se inclina hacia el) ahora si ¿Qué tiene?

    Viajero: dicen que fue un gigante tratando de trepar al olimpo

    Doncella:¿y que le paso?

    Viajero: Zeus lo convirtió en montaña

    Doncella:¿y quien lo asegura?

    Viajero: nadie lo hace, la historia por si misma se manifiesta

    Doncella:¿cree usted en eso, la magia?

    Viajero: creo en todo aquello que sea lógico y tenga explicación real

    Doncella:¿entonces?

    Viajero: pero también se que el mundo para ser mundo tiene que tener de todo.

    Doncella:(toma la cesta de flor y la coloca en el centro de ambos) escoja una flor, la que mas le guste

    Viajero:(la mira sonriente, toma la flor)

    Doncella: mire, ese es un príncipe negro

    Viajero:(mira detalladamente la rosa)¿y porque ese nombre?

    Doncella:(se acuesta boca arriba) es algo larga la historia, pero todo termino en que un príncipe al morir su esposa vistió de luto toda la vida, y la flor preferida por ambos es esa que tienes en tus manos, de ahí cobra el nombre.

    Viajero:(regresa la flor a la cesta, se inclina hacia ella apoyándose de una mano y le habla mirando directamente a los ojos) ¿lo harías tu igual?

    Doncella:(lo mira)¿Qué cosa?

    Viajero: sacrificarte por amor

    Doncella:(se apoya sobre los codos y acerca su rostro al del viajero, le habla dulcemente) solo si el sentimiento es puro, o sea amor

    Viajero:(se levanta, toma su saco) espero algún día lo sientas, me tengo que ir (la ayuda a levantarse, se quedan muy pegados, voz baja) como también espero encuentres a tu príncipe

    Doncella:(lo mira fijamente, hablando bajo) y quien te dijo que lo busco.

    Viajero: eso pensé, tu mirada me lo dice

    Doncella:(se separa y recoge su cesta) pues pensaste muy mal

    Viajero:(esta parado de tras de ella, se le acerca) (le habla casi al oído) me gustaría volver a verte

    Doncella:(sale caminando) quizás algún día nos encontremos en el olimpo

    Viajero:(parte en dirección opuesta)(piensa en voz alta, sonríe) las mujeres, son la perdición del hombre

    Doncella:(le responde casi al salir de la escena) la perdición del hombre es pensar así

    -de nuevo la escena se oscurece, cuando se ilumina esta el viajero mirando al frente con la mano en la frente, pues esta divisando la ciudad de roma ante sus ojos.

    Viajero:(grita) al fin! (señala al frente) allá esta!(deja caer el saco)la ciudad del cesar(se pone las manos en la cintura) ahora solo queda mi objetivo final, el coliseo (se ríe a carcajada como un loco)quien diría que lo lograría (mirando hacia arriba) acá estoy señor(regresa la mirada al frente) acá esta tu hijo (se arrodilla, besa el piso, se levanta, toma el saco de nuevo en sus manos)el que persevera triunfa, y el que no arriesga no gana.

    Telón

    Sadiel David duque Rodríguez

  60. v Vino añejo

    autor:sadiel david duque rodriguez
    Personajes:
    Doña Amalia
    Dora
    Caridad

    La obra se desarrolla en el comedor de una casa colonial,en la escena si visualiza una mesa de 6 sillas con un centro de mesa con una vela ya casi gastada en su interior,la dueña de la casa era una mujer de 70 y picos de años llamada Amalia,aunque todos la conocían por Doña Amalia,por tener aun aire de señora burguesa.

    En la escena aparecen sentados en la mesa doña Amalia con Dora,una vieja amiga de la juventud,ambas eran prostitutas y aun conservan el aire a mujer de la vida.La mesa esta servida pues eran las 5:00pm ,hora de cenar,estan ellas dos vestidas muy finas con vestidos y tacones.

    La obra se desarrolla en el año 1997,pleno periodo especial en cuba,las damas mientras cenan recuerdan el pasado que un dia tuvieron,en el transcurso de la misma aparece Caridad,una negra de 40 y tantos años,muy jaranera,chusma,es la criada de la casa.

    Se abre el telon y estan ya sentadas en la mesa doña Amalia junto a Dora.

    Primer acto:

    Doña A:(saboreando el plato de sopa que tiene delante) Esta sopa promete!.

    Dora:(que ya la esta probando, hace un gesto de placer) Um! Y deja que la pruebes, sabe a gloria.

    Doña A:(pica un pedazo de pan que tiene sobre la mesa y lo introduce en el plato)La verdad es que elegí bien a la criada(prueba el plato)No es como la otra, que cocinaba por cocinar.

    Dora:(comiendo)¿Cómo era que se llamaba?¿Esmeralda?

    Doña A:(se limpia la boca con la servilleta)Se llamaba Rubí, no se que será de ella, creo que se fue del país

    Dora:¿pero como?¿si según tu no tenia ni donde caerse muerta?

    Doña A:(toma agua)Se cazo con un extranjero, creo que era de Europa.

    Dora: Ahora que mencionas Europa ¿ recuerdas mi amiga al italiano aquel que estuvo conmigo? que días aquellos.

    Doña A:¿fue en la noche del country club del vedado, verdad ?.

    Dora:(se limpia la boca con la servilleta)Para nada, eso fue en tropicana (se ríe) un paraíso bajo las estrellas.

    -Por unos minutos solo hay silencio mientras comen.

    Doña A:(se da una ultima cucharada de sopa, empuja el plato hacia delante, satisfecha) Chica (pausa) ¿mando a servir ya el postre?.

    Dora:(toma agua) Espero esté tan bueno como la cena.

    Doña A:(muy fina llama a Caridad la criada) Caridad!

    -Entra a la escena Caridad, viste delantal y tiene cierto estilo a mujer de solar.

    Caridad:¿llamaba usted?

    Doña A:(mirando al frente)Retire la mesa y sirva el postre(mira a Dora)¿Qué hiciste para hoy?.

    Dora:(mirando a doña Amalia, se inclina hacia ella)(voz baja)Espero sea con poca azúcar, mira que pierdo la forma(se separa)(habla mas alto)Y a mi edad es difícil recuperarla.

    -Se ríen

    Caridad:(parada junto a la mesa, las mira con cara de desprecio, les habla imitándolas)Para hoy tenemos pudín y dulce de leche.
    Doña A:(casi no la deja terminar y lanza un grito) Ay!(burlona) Yo Quiero pudín.

    Dora:(burlona)Y yo dulce de leche

    -Se ríen a carcajadas mientras que Caridad recoge la mesa y se retira de la escena.

    Doña A:(con la mano derecha en la cara, apoyada en la mesa, pensativa)¿recuerdas Dorita nuestra juventud?.

    Dora:(se para y se menea) Claro, pero yo gozo esta edad, somos como el vino añejo.

    Doña A:(se para) mientras mas añejo mejor.

    -Se ríen juntas a carcajadas.

    -entra a la escena caridad, que trae el postre en una bandeja.

    Doña A:(dirigiéndose a Dora) Siéntate que ya viene el postre (se sienta).

    Dora:(se sienta) The dissert!.

    Doña A:(con cara de ignorante) ¿di que?.

    Dora:(recibiendo el plato de manos de Caridad? The dissert, postre en ingles.

    Doña A:(saboreando el plato) Um! (mira a Dora) A ya, pero mi amiga ¿donde tu aprendiste eso?

    Dora:(prueba el dulce, vira los ojos en señal de satisfacción, toca dos veces la mesa) Eso fue antes de casarme, cuando era bailarina en el Ali Bar, en los tiempos del Benny Moré.

    Doña A:(despide a Caridad tronando los dedos) Caridad, te puedes retirar.

    Dora: No Amalia, deja que se siente con nosotras.

    Doña A:(mira a Caridad de arriba a bajo y se vira al frente) Una negra en mi mesa, nunca se ha visto.

    Dora:(se para y toma a Caridad por los hombros y casi a empujones la sienta en la silla que esta a su lado, se sienta en la suya y mirando al frente) Siempre hay una primera vez para todo.

    Doña A:(se para, rueda su silla hacia delante, camina hacia el frente y le da la espalda a Dora y a Caridad, se cruza de brazos) O es ella o yo en la mesa.

    Dora:(se para y se dirige hacia doña A ,se le acerca al oído y le habla bien bajo sin que caridad escuche)Querida no vez que con ella nos podemos enterar de los chismes del lugar donde vive y demás(le toma del brazo)¿sabes lo que significa demás, verdad ?.

    -caridad permanece en la mesa, saca de su adelantar un espejito y se mira en el, lo guarda de nuevo.

    Doña A:(aun con los brazos cruzados y mirando al frente) Esta bien, lo hare por ti, pero que no se acostumbre, después se hace la importante.

    -regresan juntas a la mesa, cada una ocupa su lugar, hay una leve pausa, todo esta en silencio.

    Dora:(se inclina hacia Caridad) Dime Caridad ¿ qué edad tu tienes?.

    Caridad: Según la cuenta que saco no llego a los 50.

    Doña A: Mi amor pero aparentas lo contrario.

    Caridad:(la mira) Imagínese, my vida no ha sido tan cómoda como la suya (le enseña la palma de las manos) Mire, mire usted los cayos de toda la vida, trabajo desde los 12 años.

    Doña A: Tengo lo que tengo porque lo luché, no trabaje físicamente, entre comillas ,pero si que madrugué muchas veces(mira a Dora)¿recuerdas Dora cuando se inauguro el túnel de la bahía?.

    Dora:(ríe) Quieres decir cuando lo inauguraste tu.

    -Se ríen las tres.

    Caridad:(mira al frente, habla al vacío) Lo que tiene que hacer una para sobrevivir (mirándose las manos) Por eso yo tomare el dinero que tengo guardado y me iré para varadero, llevo toda la vida juntando para eso.

    Dora:(pensativa)

    Doña A:(la toca y le truena los dedos en la cara) Despierta que estamos en cuba.

    Dora:(reacciona) ¿Qué?

    Doña A:¿oye en donde estabas?

    Dora:(suspira)En varadero, recordaba mi primera vez.

    Caridad:¿en varadero?

    Doña A:(le responde con zalamería) No que va, ella habla de cuando se convirtió en señora.

    -Se ríen las tres a carcajadas.

    Dora:(se muerde los labios) Y que fría estaba el agua.

    Caridad:¿y era de noche?

    Dora: No, pero estábamos en invierno.

    Caridad:(hace una expresión de rechazo) ¿y que usted hacia en la playa en pleno invierno?.

    Doña A: Mujer que es temporada alta y hay mas turistas.

    Dora:¿Amalia recuerdas a Peter en ingles por gusto?

    Doña A: claro, espera (separa)si tengo una foto de la época.

    -sale doña A de la escena en busca de la imagen, se quedan solo Dora y Caridad cuchichiando y riendo entre si, de momento regresa doña Amalia con la foto en la mano.

    Doña A:(habla mientras camina) mírala acá, esta un poco maltratada, pero ¿Quién no lo hace con los años?(se sienta y le da la foto a Caridad)

    Dora:(se acerca mas a Caridad para ver juntas la foto) Mira (le dice a Caridad) esa es Amalia (la señala) y esta soy yo, el del medio es Peter.

    Caridad:(se saborea pasando la lengua por los labios) ese blanco esta muy bien.

    Doña A: Ja, pero era tamaño y carátula nada más.

    Dora:(ríe) y dilo, allí me gradúe de actriz (alza los brazos) y no me pregunten porque.

    -se ríen

    Caridad:(le regresa la foto a doña Amalia) la verdad es que eran muy lindas.

    Doña A:(la recibe) aun lo somos, que no estamos muertas.

    Caridad:(se para y recoge la mesa) la conversación esta grata pero…

    Dora:(la interrumpe) pero nada, deja eso en la cocina y regresa.

    -Caridad sale de la escena con los plato, en la mesa quedan dora y doña Amalia, Dora saca un cigarro, lo enciende y comienza a fumar.

    Doña A:(tose y con la mano se quita el humo de la cara) (ahogada) yo no se como tu puedes con tanto humo y peste, vas a coger un cáncer…

    Dora:(ríe) a un gustazo un trancazo.

    Doña A: tu lo que eres como perro huevero, que aunque requemen el hocico…

    Dora:(fuma y suelta el humo) pero disfruto de la vida.¿a que tu también no lo haces?.

    Doña A: cada cosa a su debido momento.

    -entra Caridad a la escena, se quedan calladas, Dora apaga el cigarro, Caridad viene secándose las manos en el adelantar, se sienta.

    Dora:(vota el cigarro, mira hacia el frente) si no fuera por estos momentos que una vive.

    Doña A:¿de que hablas, por un plato de sopa y un trozo de pan?

    Caridad: mira que no cocino tan bien!

    Dora: hablo de estar vivas, con mucha luz sobre nosotras.

    Caridad:(mirando hacia arriba)¿Qué luz?

    -de momento hay un apagón en la casa, solo se escucha las voces de las damas.

    Doña A:(grita) contra! (mas bajo) Dora te quitaron la luz.

    Caridad:(voz alta) estamos sala.

    Dora:(calmada, habla despacio) tranquilas, no hay mal que por bien no venga, siempre veamos el lado positivo.

    Caridad: con este apagón no hay quien vea nada, ni el lado positivo ni el negativo.

    Dora: veo una luz!
    Caridad: otra ves esta con la luz, no será uno de tus novios fallecidos que te viene a buscar (ríe)

    Dora: mujer no, que lo que veo es un cocuyo que se coló por la ventana.

    Doña A: Caridad, toma los fósforos que tiene Dora y enciende la vela.

    -Dora le da la los fósforos y Caridad enciende la vela que esta en el centro de la mesa, están las tres juntas y la vela apenas de luz.

    Doña A:¿en que año estamos he?

    Dora: en el 1997, pleno periodo especial.

    Doña A: quien diría que viviríamos algo así.

    Caridad: parece que estamos en una consulta espiritual (se sacude) ay! Babalú Aye

    Doña A:¿Caridad tu crees en eso?

    Caridad:¿que es eso?

    Doña A: los muertos, el diablo

    Caridad: se llama religión Orishas y si creo, yo soy hija de babalu aye ,que viene siendo san Lázaro en su religión.

    Doña A:¿y de quien tu crees que sea hija yo?
    Caridad:¿usted?(ríe) de ochún.

    -hay un leve silencio.

    Doña A:(se rasca el cuerpo y se queja) como hay mosquitos, me tienen loca.

    Dora:(alocada, inquieta) no, no que va, por dios la vida.

    Caridad: yo no se, pues a mi no me han picado.

    Doña A: pues serán racistas también los mosquitos
    (Se rasca).

    Caridad:¿les busco alcohol para que se rocíen la piel?

    Doña A: no deja que después para el fogón no hay.

    Dora: Amalia que tacaña.

    -se apaga la vela, todo queda de nuevo a oscuras.

    Caridad:(exclama) que vivan los rusos!.

    -el escenario queda en silencio.

    Telon

  61. Con ropa de domingo
    Escrito por Maikel Chávez | PDF | Imprimir | E-mail

    Pieza para actores y muñecos,

    a partir de «El cangrejo volador»

    de Onelio Jorge Cardoso

    Entran madre e hijo cansados, vestidos con ropa de domingo, estudian al público y caminan en diferentes direcciones, deciden el centro, ponen una enorme maleta de madera y se sientan de espaldas al público, se quitan zapatos y caen dos montoncitos de tierra.

    Madre. Estoy muerta. Aquí hay mucha gente, mijo, así nunca llegarás a la capital, ¡mejor nos vamos!

    Güirito. ¡Aguanta, mima! Por tu culpa se nos fue la guarandinga. Ahora tengo que llegar hoy, mañana o la semana que viene.

    Madre. Yo no puedo esperar tanto, ¡Ay, Dios mío! Mira, tengo un dolor aquí. Creo que me astillé una costilla, mira, mira, no puedo respirar, ja, ju, ju, ju, ja…

    Güirito. ¡Mentira! Siempre me dices lo mismo cuando no quieres complacerme.

    Madre. Güirito.

    Güirito. ¿Qué?

    Madre. ¿Que será de Segunda, La Matilda, Caramelo, La Boniato? (Transición.) ¡Ay! Se te muere Pataegato.

    Güirito. ¡Que se muera pata de gato! Ja, ja, ja… No se va a morir, bobita, porque Tinín Quintero se quedó cuidándolos. Son animales, mamucha, comida no les va a faltar. Yo vendré cuando pueda a visitarlos.

    Madre. No es lo mismo.

    Güirito. Sí es lo mismo.

    Madre. No es lo mismo.

    Güirito. Que sí, mamá.

    Madre. Tú no sabes el sacrificio que estás haciendo, vas a dejar la finca Zapatero donde nos despierta el gallito Cuco al amanecer.

    Güirito. Sí, el nieto de Felo lo dejó ronco la semana pasada con una pedrá y ya ni plumas tiene en el rabo.

    Madre. Cállate… ¿Cómo puedes olvidar las historias del conejo Montero? ¿Las caricias del gato Lolo, las maldades del majá Veguero? ¿Te acuerdas, Güirito, cómo nos encontramos al ratoncito Miguelito entre el rocío de la mata de malanguita? ¿Te acuerdas qué frío?

    Güirito. Sí, mamucha, pero eso ya pasó, ya crecí. ¿Usted quiere que me quede toda la vida en la finca? A mí me gusta otra cosa.

    Madre. ¿Y por qué no estudias veterinaria, o te haces montero? En la vaquería hace falta gente.

    Güirito. Eso ya lo discutimos, yo quiero ser titiritero.

    Madre. Titiritista, titiritista.

    Güirito. Titiritero. Quiero aprender, estudiar, en la finca eso es imposible, tengo que tener voluntad.

    Madre. Voluntad, no, si la culpa es mía, ya sé por dónde vienes. ¡Ay, no sabes cuánto me arrepiento! ¿Por qué te conté tantas historias llenándote la cabeza de pájaros y flores? ¿Quién me mandó a hacerle creer que las estrellas y las nubes estaban cerquita? ¿Por qué le hablé de amaneceres y rocío, de colores y olores dentro del pecho? ¡Ay, quién me mandó a hacerle ver tanta guanajería. Güirito, aquello es fantasía, te ordeno que pongas los pies en la tierra, no te dejaré ir.

    Güirito. Me iré, quieras o no, ya está decidido.

    Madre. ¡Ay, este dolor no se me quita, no tengo aire! Ja, ju, ju…

    Güirito. Tranquila, mamucha, no se me ponga nerviosa.

    Madre. Suéltame, ingrato, auxilio, auxilio, detengan a este mal hijo, que está acabando con su vieja madre.

    Güirito. Psss… La gente, mamucha, la gente. ¿Qué va a pensar?

    Madre. Eso es, necesito tener testigos. Escuchen todos, mi hijo, mi único hijo, al que he criado con todo el amor del mundo, se va y me deja sola, dice que quiere ser titiritista, cara de títere tiene él.

    Güirito. (Aparte.) No puedo dejarla así, es injusto, pero también tengo mis razones. Yo nací aquí, en Manicaragua, en la finca Zapatero, un bateycito que queda entre Mataguá y La Jorobada, allí es bonito, pero no puedo estudiar lo que verdaderamente quiero. En ese lugar tuve una linda niñez, mi madre me llenó la cabeza de pájaros y flores, historias que yo necesito contar, la última, por ejemplo, fue la más importante, y ahora no quiere reconocerlo.

    Madre. Esa historia del cangrejo no tiene nada que ver.

    Güirito. La del cangrejo no, pero la del cangrejo con voluntad sí.

    Madre. ¡Y dale con lo mismo! A ver, ¿qué te enseñó?

    Güirito. Me enseñó a defender con más fuerzas lo que uno se propone en la vida.

    Madre. Qué sabrás tú, muchacho, eso no es así, el cuento es otra cosa. ¡Ay! En mala hora se apareció tu padre con el dichoso libro de Onelio Jorge Cardoso guareciéndose de la lluvia y el viento la noche del ciclón.

    Güirito. El cuento del ciclón me lo sé de memoria, estoy hablando del cangrejo volador, el que quería llegar a las estrellas.

    Madre. ¡Llegar a las estrellas! Ven acá, ¿tú quieres ser cosmonauta o titiritista?

    Güirito. Titiritero, mire, ¿por qué no pone a estas personas de testigos y cuenta lo que le sucedió al cangrejo?

    Madre. Haz el ridículo tú que quieres ser artista.

    Güirito. Ande, mamá, si usted se lo cuenta a todos en el batey.

    Madre. Es distinto, a esta gente yo no la conozco. Además, estoy esperando la guarandinga.

    Güirito. ¿Y no va a esperar a que venga el tren para despedirme? Mamucha, lo que usted tiene es vergüenza porque sabes que tengo razón.

    Madre. Está bien, vejigo, acepto el reto. Había una vez un cangrejo que estaba construyendo un hueco en la tierra…

    Güirito. Mamucha, cuéntelo bien. Parece una guajira…

    Madre. ¿Y qué cosa soy yo? ¿No soy una guajira?

    Güirito. Sí, pero usted es una guajirita linda. No una payasa.

    Madre. Cállate la boca. ¡Ay, si tu padre se entera! ¡A él no le va a gustar la idea de que estemos aquí pintando mono! (Transición.) Está bien, vamos a hacer el cuento tal y como es… ¡Qué no hace una madre por su hijo!

    Güirito. Espérese, mamucha, déjeme hacer de titiritero.

    Madre. ¿Cómo? Ven acá, mijo, ¿de dónde sacas tú ahora un muñeco?

    Güirito. Los mismos que usted me ha hecho siempre. ¿Acaso olvida que es la mejor costurera del batey?

    Madre. ¡Ay, pichoncito, no me digas eso que lloro! ¿Tú trajiste los muñequitos que te hice?

    Güirito. Aquí están.

    Madre. ¡Uuuh! ¡Aaah! ¡Eeeh! ¡Qué lindo! Ande, mijo, sueñe usted.

    Música. Juego: entre los dos bailan y se adueñan del escenario llenándolo de risas y haciéndose maldades. Al final queda construido el retablo a partir de la maleta de madera.

    Madre. Había una vez un cangrejito nuevo que estaba construyendo un hueco profundo en la tierra, cuando sin más ni más viene una paloma torcaza a sacarle conversación.

    Escena con títeres.

    Paloma. Bonito que te está quedando el pozo ese.

    Cangrejo. No se trata de un pozo, estoy haciendo mi casa.

    Paloma. ¿Cómo? Ese oscuro agujero… ¿tu casa?

    Cangrejo. Pues sí, mi casa.

    Paloma. ¿Pero cómo se entiende ese disparate, muchacho? Si tú puedes vivir en un árbol.

    Cangrejo. ¿Se olvida usted que está hablando con un crustáceo? No soy una paloma, señora.

    Paloma. Pero eso qué importa… Si eres un cangrejo con voluntad…

    Cangrejo. ¡Un cangrejo con voluntad! ¿Sería eso posible? ¿A quién se le ocurre que un cangrejo pueda vivir como un pájaro más del monte? ¿No se estará burlando usted de mí?

    Paloma. No me burlo de nadie, digo que si puedes vivir en lo alto de un árbol, ¿cómo vas a pasarte la vida bajo la tierra?

    Cangrejo. Pero es que toda mi familia lo ha hecho siempre así.

    Madre. (Tras la paloma.) Pues la familia es la familia, y sin familia no hay familia: quédate con tu familia.

    Güirito. Pero, mamá, eso no es lo que dice la paloma.

    Madre. Na, fue que se me olvidó ese pedazo.

    Güirito. Ja, ja, ja… Mamucha, ¡qué falta de memoria más grandota!

    Madre. Muchacho, mira a esta gente, creerán que tengo memoria de mosquito.

    Güirito. Bueno, no se vuelva a equivocar, recuerde que las historias se cuentan tal cual son.

    Entran nuevamente títeres.

    Cangrejo. Pero es que toda mi familia lo ha hecho siempre así.

    Paloma. Ya me imagino a tu familia. Es decir, que por uno que empezó una vez, todos los demás han seguido haciendo lo mismo. ¿En esa familia no hay aspiraciones?

    Cangrejo. Bueno, hay cangrejos: aspiraciones, que yo sepa, no.

    Paloma. Entonces tú vas a ser el primero de los tuyos que viva en un árbol.

    Cangrejo. ¿Cómo? ¿Yo, vivir en un árbol?

    Paloma. Sí, entre las ramas de un júcaro, de un dagame, en el palo del monte que más te guste.

    Cangrejo. ¡Un nido!

    Paloma. Un nido que lo meza el viento, de día con sol, de noche cerca de las estrellas.

    Cangrejo. ¡Qué bueno sería! En el fondo todos los cangrejos queremos llegar a las estrellas… Pero yo solamente soy un cangrejo.

    Paloma. Usted es lo que quiera ser, sea pues un crustáceo con votad…

    Cangrejo. ¿Con qué?

    Paloma. Con volcad…

    Cangrejo. ¿Con qué?

    Paloma. (Grita.) ¡Con voluntad!

    Güirito. (Regaña.) ¡¡¡Mamucha!!!

    Madre. El cangrejo no siguió haciendo su cueva en la tierra. Aquella misma tarde, después que se lavó las tenazas en el río fue a ver a su abuelo.

    Entran títeres.

    Cangrejo. Abuelo, quiero fabricar mi casa fuera de la tierra.

    Abuelo. ¿¡Cómo!?

    Cangrejo. Sí, voy a hacerla si es posible en el copito de un caguairán.

    Abuelo. Hijo mío, debes tener cuidado con la hierba que comes. ¿Qué has comido hoy?

    Cangrejo. Palmiche, abuelo, palmiche, pero hablé con la paloma torcaza.

    Abuelo. ¡Con esa loca!

    Cangrejo. Me ha dicho que es un disparate vivir bajo la tierra como una lombriz.

    Abuelo. Sea, pero ten en cuenta que tú no eres más que un cangrejo.

    Cangrejo. Un cangrejo que acaso un día pueda vivir cerca de las estrellas.

    Abuelo. ¿Pero qué diablos de casa es esa?

    Cangrejo. Un nido, abuelo, un nido.

    Abuelo. Ah, claro, un nido, qué lindo, un nidito… (Transición.) ¿Un nido? ¿Y dónde están tus alas, muchacho?

    Cangrejo. Pues, quién sabe, con el tiempo…

    Abuelo. Qué tiempo ni ocho cuartos, muchacho, mientras seas cangrejo no hay ala que te salga ni pluma que te cuelgue. Cangrejo naciste y cangrejo terminas.

    Güirito descubre a la mamá haciendo muecas con el muñeco.

    Güirito. (Regaña.) ¡Mima!

    Madre. ¡Ay! Tú estás oyendo eso, Güirito, qué viejito más lindo, sabio, inteligente, es verdad que los abuelos siempre tienen una respuesta que darte, la experiencia es la experiencia.

    Güirito. ¿Pero qué está diciendo usted?

    Madre. Él tiene razón, aquí se termina la historia, no te empeñes en cambiar las cosas, el cangrejito con los cangrejos, y Güirito con su mamá y su papá.

    Güirito. Mamacita, no digas esas cosas.

    Madre. ¿Quién te va hacer los jugos de tamarindo?

    Güirito hace muecas escondido.

    Madre. ¿Y los dulces de coco? ¡Tanto que te gustan!

    Güirito. Mamá, siempre los quemas.

    Madre. (Con fuerza.) Te quedas, está decidido.

    Rompe con la escena de los muñecos, sale del retablo y de frente al público canta:

    Madre. Aquí termina la historia

    del cangrejo y su pasión.

    Aquí termina la historia

    del cangrejo y su pasión.

    Pues reviento de emoción

    y me falta la memoria.

    Güirito. Voy conquistando la gloria

    no interrumpa lo que cuento.

    Quiero correr como el viento

    sin olvidar mi bohío,

    quiero bañarme en el río

    del amor que llevo dentro.

    Madre. Guajiro y titiritista,

    un tren que viene y se va.

    Guajiro y titiritista,

    un tren que viene y se va.

    Dejándome aquí plantá

    pa convertirse en artista.

    Güirito. Sueñe que voy a la pista

    como si fuera un avión,

    apuntando al corazón

    de los niños que me aclaman.

    Titiritero me llaman,

    que comience la función.

    Madre. ¿Que comience? Si hace rato que empezamos.

    Güirito. El problema es que si digo otra cosa no rima, no pega con el quin, quin, quin de la guitarra…

    Madre. ¡Guitarra y quin, quin, quin! ¿Y por qué no dices «Que contínue la función»?

    Güirito. ¿¡Contínue!? Ahora sí que me río, mamucha, no sea bruta, se dice continúe.

    Madre. Pero eso es una licencia poética.

    Güirito. ¿Una qué?

    Madre. Licencia poética.

    Güirito. Esta es la viejuca más linda de la tierra. ¡Cómo inventa cosas!

    Madre. Ya, deja eso que me vas a poner blandito el corazón. Llenarás mis ojos de lágrimas y se parecerán a la laguna de los Gonzáles allá en Caibarién.

    Güirito. ¡Ya, no mencione más ese lugar, me trae malos recuerdos!

    Madre. El cangrejito estaba dispuesto a trabajar, así que se fue al monte y escogió el caguairán que le pareció el más alto y frondoso de todos. Era un trabajo difícil el que se había propuesto, tendría que subir y bajar del árbol cuantas veces fuera necesario para construir allá arriba su nido. Mas empezó sin miedo, echándose en la espalda los palitos secos. ¿Trajiste los palitos secos?

    Güirito. ¿Estos?

    Madre. Sí, esos mismos. ¿Y las bolitas de resina?

    Güirito. ¿Unas de estambre servirán?

    Madre. ¡Claro, mi niño! ¿Somos o no cuenteros? Se echó a la espalda los palitos secos, las bolitas de resina y todo lo que fuera necesario.

    Güirito. También sucedía que a veces el cangrejito, de tanto subir y bajar el árbol, no podía más y rodaba la carga, pero él nuevamente, incansable, bajaba, cargaba y subía con sus tarritos fijos allá arriba donde crecía su nido.

    Llega la Paloma.

    Paloma. ¡Ánimo muchacho, ya verás cómo pronto sentirás entrar el viento por las ventanas de tu casa!

    Cangrejo. Me costó un poco de trabajo convencer a mi abuelo, y ni siquiera piensa que lo lograré. Cree que estoy loco.

    Paloma. Es normal, preocupaciones de familia.

    Cangrejo. Me dio un poco de lástima.

    Paloma. ¿Estás arrepentido acaso?

    Cangrejo. No, eso nunca, sé que cuando la termine y me crezcan las alas el viejo vendrá a vivir conmigo.

    Paloma. ¡Qué contento se pondrá el abuelo!

    Cangrejo. En poco tiempo la invitaré, señora paloma, a tomarse un cafecito en mi nueva casa, el nido más alto del monte.

    Madre. (Tras la paloma.) Mira eso, muchacho, has formado un trillito de puntos en la corteza del caguairán.

    Güirito. Y así, poco a poco, fue construyendo su sueño en lo empinado del monte.

    Madre. Loco, loco de a viaje estás, te vas a reventar un día de estos, muchacho. Bájate de ese árbol, pon los pies en la tierra.

    Güirito. (Regaña.) ¡Mima! ¡Hasta cuándo, vieja! Nunca habías hecho esto delante de un público. Frente a la Dominga, la Cuca, Severino y sus familiares haces los cuentos que pareces un colibrí… No irás a empezar de nuevo con los inventos.

    Madre. Ay, no, mi niño, estoy contando tal y como viene en el libro, eso es lo que le decían los demás animalitos del monte. ¿No recuerdas el libro?

    Güirito. No, mamá, eso lo estás inventando tú.

    Madre. Que no, Güirito, que lo decían los pajaritos y demás animalitos.

    Güirito. (Se acuerda.) ¡Claro! Mima, eso lo decía la jicotea.

    Madre. ¿Jicotea? Yo no me acuerda de tal jicotea.

    Güirito. Sí, mamucha, había una jicotea grande que viraba su cuellito arrugadito y le decía: «Loco, loco de a viaje estás, muchacho, pon los pies en la tierra».

    Madre. No, mi niño, las jicoteas son de río. Ellos estaban más arriba, en el monte, monte de verdad.

    Güirito. A lo mejor allí había ríos repletos de jicoteas.

    Madre. ¡Que no!

    Güirito. Puede que sí.

    Madre. No sé.

    Güirito. Disculpe entonces.

    Madre. Disculpado estás.

    Entran títeres

    Abuelo. ¿Cómo es posible que usted le haya llenado la cabeza a mi nieto de falsas creencias?

    Paloma. No son falsas creencias, son aspiraciones.

    Abuelo. Qué aspiraciones ni qué cordeles, el muchacho es un crustáceo y los crustáceos no vuelan.

    Cangrejo. Tal vez yo sea el primero de todos que conozca las estrellas.

    Abuelo. Si, cómo no, buena va a ser la estrellada que te darás con el suelo.

    Paloma. ¿Por qué debería ser así? No confía usted en su nieto.

    Abuelo. Es un pichoncito.

    Paloma. Un pichoncito con deseos de crecer y conocer algo más que huecos en la tierra.

    Cangrejo. Voluntad.

    Abuelo. Voluntad, voluntad, esa palabrita es la que lo tiene trastornado.

    Paloma. ¡El primero de su familia!

    Abuelo. Usted dirá mejor el primer chiflado de mi familia. ¡Está loco, mi nieto está loco!

    Madre. Al fin, una mañana se corrió la voz por la isla y vinieron pájaros de todas las provincias a visitarlo. De Oriente llegó un lindo Senserenico, con su cuello amarillo como una corbata nueva.

    Güirito. De Camagüey un pájaro carpintero de pecho rojo y camisa de guinga.

    Madre. De Santa Clara un sinsonte cantador al que le decían el jilguero del Escambray.

    Güirito. De Matanzas la más dulce de las palomas.

    Madre. De La Habana un zunzún azul que se paraba en el aire volando. Y de Pinar del Río un ruiseñor de Viñales al que le decían la flauta de Aragón.

    Padre. (Entrando.) Y llegó Candelario de la finca Zapatero.

    Se produce un nuevo rompimiento y entra desde el público Candelario, el padre de Güirito.

    Madre. ¡Ayyy! ¡Escóndete, Güirito!

    Padre. Vieja, ¿dónde tú estás?

    Madre. ¿Qué tú haces aquí, viejo? Las gallinas están solas, ¿y el caballo? No dejes el caballo mucho tiempo que tú sabes que se pone triste y después… Ya, ve a los sembrados y busca aguacate para la comida.

    Padre. ¿Qué tú haces aquí?

    Madre. ¿Dónde? ¿Aquí?

    Padre. Sí, aquí mismo.

    Madre. Yo, ¡ay, viejo, qué ocurrente tú eres! Yo estoy aquí haciendo… Nada. Nadita de nada.

    Padre. ¿Dónde está Güirito?

    Madre. ¡Ayyy! Güirito está… Está en… En casa de la Cuca, allí.

    Padre. ¿Y quién está detrás de ti?

    Madre. ¿Detrás de mí? ¡Ay, viejo, qué cosas dices!, quién va a estar detrás de mí. La sombra.

    Padre. No me mientas, mira que él es también mi hijo.

    Madre. Candelario, se tiene que ir, no lo impidas, tiene que estudiar.

    Güirito. Papá, disculpa, pero yo te lo iba a decir luego.

    Madre. Fui yo la que se lo impidió.

    Güirito. Mamucha, no sigas echándote la culpa.

    Madre. Cállate, mijo.

    Güirito. Papá, lo hice porque quería estudiar, porque quiero ser titiritero. ¿Me entiendes, papá? ¿Eh? ¡No me entiende!

    Madre. Titiritista, titiritista, vete a ver, viejo, si le quitas esa idea de la cabeza, este muchacho está loco. No quiero que se vaya.

    Padre. Yo tampoco quiero que se vaya.

    Madre. Ay, chico, tú siempre estás en contra de todo, él se va porque se tiene que ir, y tú no lo vas a impedir.

    Padre. ¡Yo que pensaba que el pichoncito sería un buen montero!

    Güirito. Y créeme, papá, que mucho me gustaría, porque desde que nací estoy viendo cómo corretean los caballos y cómo las vacas hacen danzas pastosas de lo regordetas que están. Pero ahora debo tener voluntad y hacer lo que realmente quiero.

    Madre. Muchacho, no contradigas a tu padre. Te quedas.

    Padre. Vieja, ¿te peinas o te haces papelillos? Estate quieta, pareces una gallina culeca que no sabe dónde poner el huevo. Arranca, muchacho, arranca.

    Güirito. Pero, papá, ¿regresar de nuevo después del trabajo que pasamos para coger la guarandinga?

    Madre. Él tiene razón. Güirito, cállate, no le contestes a tu padre.

    Padre. Usted va a ser montero, como hemos hecho siempre los de la familia. Tu abuelo Cuco Campoamor era un gran ganadero, tenía una vaquita pinta y le puso Pijirigua, y nosotros corríamos detrás de Pijirigua para ponerle un cascabel como a los gatos, eso era para saber cuándo venía. Ja, ja, ja…

    Güirito. Papá, yo ahora quiero hacer otra cosa.

    Padre. Usted se queda, muchacho, no me ponga farruco. ¿Dónde vas a encontrar hierba más verde y más fina que esta? ¿Dónde vas a corretear caballos? ¿Entre los edificios? (Soñador.) ¿Recuerdas al caballo Cenizo, Güirito? Ese sí que es un buen caballo.

    Güirito. Usted también es un cuentero. ¿Olvida acaso los cuentos del conejo Montero, el gato Lolo, majá Veguero y ratoncito Miguelito?

    Padre. (Ríe pícaro.) También, cuando tú eras chiquitico, yo me encaramaba en el techo de la casa y con una pita bajaba poco a poco un paquete de caramelos. ¿Te acuerdas, Güirito?

    Güirito. Sí, papá, y me decías: «Atención, este es un regalo del ratoncito Miguelito, por haberte comido toda la comida y por lo bien que se portó con su madre».

    Los tres ríen a carcajadas.

    Madre. ¡En todo el batey no había nadie que se le arrimara cuando de inventar historias se trataba! ¡El mejor cuentacuentos de la finca Zapatero!

    Güirito. Eso es lo que yo quiero hacer ahora, papá. Por eso espero el tren…

    Madre. Muchacho, ya él dio la última palabra, no lo contradigas. Te quedas.

    Padre. Déjalo en paz. (Pausa.) Ve, hijo, ve, ya tendremos tiempo para enlazar y desenlazar reces, de corretear caballos y darles de comer buena hierba pa que se pongan bonitos.

    Madre. ¿Entonces lo perdonas?

    Padre. Y tú también, vieja, el muchacho ya no es un niño. ¡Que vaya pa que después nos llene de cuentos la casa!

    Güirito. Yo sabía que el mejor montero de la finca Zapatero no me fallaría.

    Madre. Este bejuco es un pan.

    Padre. Bueno, vamos, ¿no contaban ustedes la historia del cangrejo?

    Los dos. ¿Y cómo lo sabes?

    Padre. Ah, porque hace rato que los estoy mirando, yo estaba allá atrás.

    Güirito. Pipo, eso no se hace.

    Padre. Yo vine corriendo detrás de la guarandinga y escondido de matica en matica, y luego sentado en la última butaca, me moría de la risa con el cuento, y mucho más viendo las payasadas de tu madre.

    Güirito. El cuento del cangrejo volador.

    Padre. Aquí está el mejor cuentero del batey pa terminar la historia.

    Madre. Por estas cosas es que lo quiero tanto.

    Padre. Todos los pájaros del monte alabaron el nido del cangrejito, que era como un hermoso balcón al viento y la luz

    Otra vez títeres.

    Paloma. Ves, hijo, que con empeño se logran las cosas.

    Cangrejo. Sí. Ya tengo mi nido, y aún no se volar, no tengo alas.

    Paloma. Puede que con el tiempo te salgan.

    Cangrejo. Eso es imposible, nadie ha visto nunca a un cangrejo con alas.

    Paloma. Ya verás que pronto, teniendo en cuenta tu deseo, no habrá ala que se resista a salir, y te veremos cruzar como capitán del viento.

    Cangrejo. ¿Usted cree, señora?

    Paloma. Vivir para ver, muchacho, vivir para ver.

    Padre. La conversación con la paloma estaba tan fija en su cabeza que ni cuenta se dio de que el sol besaba las montañas y se acostaba a dormir. Entonces fue cuando sintió un poco de sueño y se extrañó, porque esa es la hora en que los cangrejos salen a pasear. Pero en fin, se quedó dormido, y a la mañana siguiente… quedó mudo de asombro. Dos alas encendidas como las plumas del tocororo le salían de los costados. Y se lanzó de frente al viento a volar para siempre.

    Entra la música, la Madre y el Padre animan las alas y el hijo el cangrejito. Vuela el Cangrejo por todo el escenario. Bailan, la escena se envuelve en risas hasta que se escucha el pito del tren que llega a la estación… Recogen las cosas dentro de la maleta de madera. Se despiden.

    Madre. (Canta.)

    Ay, amor, desde que el río

    me vio llorar tu partida.

    Ay, amor desde que el río

    me vio llorar tu partida

    tengo sin sueños la vida

    y el espíritu vacío.

    Aquello que fue tan mío

    y tan de nuestros excesos,

    como en dulces embelesos

    pregunto a las mariposas

    para ver si en otras rosas

    están llorando tus besos.

    Desaparece el hijo con su maleta y sus muñecos. Termina la décima y los padres juntos se alejan por el público.

  62. Yo fumo Marlboro: Un acto muy corto, casi un suspiro
    Escrito por Abelardo Estorino | PDF | Imprimir | E-mail

    La escena muy simple: muebles de caoba, tallados, dan la imagen de una casa de principios del siglo xx. Una cómoda o secreter se destaca por su belleza.

    Machi. Tanto y tanto cuento y estoy al morir del cuento. ¡Sola! En este caserón que no se ha caído gracias a mí. (Suena el teléfono.) Diga. No, está equivocado, aquí no es el baile. Siempre equivocados. (Se burla.) Perdone, ha sido un error. Y un error y otro error y otro. Y me paso la vida contestando el teléfono por errores. Y para colmo sin cigarros. (Llama.) ¡Cuca! (Entra Cuca.) ¿Tú has visto una cajetilla que dejé aquí?

    Cuca. Yo los cigarros ni los huelo. (Se va.)

    Machi. ¡Maldito vicio que me consumes! Y sólo tú me calmas. Porque todo lo demás se fue a bolina. Alguien lo dijo y no por mí, lo dijo… bueno, lo dijo y bien dicho está. Cosas que debían irse a bolina duran eternamente, por eso apelo a este vicio que me calma. Fumar y fumar y fumar. (Canta.) Fumar es un placer, sensual, mortal. (Llama.) ¡Cuca! ¡Qué horror! ¡Cuca! Ayer vino Laura, se recostó a ese mueble y salió cubierta de polvo, como una momia. ¡Cuca!

    Cuca. (Entra.) Dime, Machi.

    Machi. Machi no, Maricusa, que así me bautizaron. (Cuca va a responder.) Limpia ese mueble. Límpialo como si fuera lo único que tienes que hacer en la tierra.

    Cuca limpia el mueble lentamente, cuidadosamente.

    Machi. El polvo no me deja respirar y paso noches enteras despierta, pensando que he malgastado mi vida.

    Cuca. Una taza de café, bien caliente, y dos hojas de salvia en cruz. ¡Y basta!

    Machi. ¿Qué es eso?

    Cuca. Eso, divino. Café con salvia y adiós catarro.

    Machi. No es catarro. Soy asmática, alérgica. El polvo ni olerlo.

    Cuca. ¿Ah, eso? Los nervios. Haga un jarro así de tilo y lo toma como agua común. Y deja de fumar.

    Machi. (La mira molesta.) ¿Dónde te graduaste de medicina alternativa?

    Cuca. Mi hija es enfermera. Graduada.

    Machi. Ah, sí. Ya ya.

    Cuca. Ah, ya. Sí sí.

    Machi. Sácale brillo a esa cómoda y olvida mis enfermedades. Espero visita. Un amigo de mi sobrina.

    Cuca. ¿De afuera?

    Machi. New York, Manhattan, el centro del universo.

    Cuca. (Hace un gesto de desprecio y sigue limpiando.) Ahora desaparecerá el asma, la meningitis y hasta el mal de San Vito. Cuando llega una visita de allá la vida cambia aquí. En esta casa.

    Machi. ¡Qué tragedia! Lo que pasa allá se refleja aquí y a la «visconversa». (Suena el timbre de la puerta.) Abre. (Machi se arregla.) Debe ser él.

    Entra un hombre en sus treinta, rubio como un sol o al menos un hombre evidentemente «de afuera». Viste como un turista típico que visita el trópico: sombrero de paja, shorts, sandalias y carga una mochila. Le estrecha la mano a Cuca, después a Machi.

    Jack. (Con ligero acento norteamericano.) Buenos días.

    Machi. Gud morrning, güelcome a su casa, al país, al trópico.

    Jack. ¿Machi, verdad?

    Machi. La misma que viste y calza.

    Jack. Yo soy el amigo de Baby. (Mirando la habitación.) Linda casa.

    Machi. ¿Le gustan las tumbas egipcias?

    Jack. ¿Cómo dijo?

    Machi. Una linda tumba. Aquí han muerto todos mis parientes, padres, abuelos, tíos…

    Jack. ¡Qué elegancia! Esos ventanales llenos de luz y ese techo tan alto dan una sensación de libertad… ¡It’s faboulous! Siempre quise vivir en una casa como esta.

    Machi. La vida es así, contradictoria. Yo quisiera vivir en otro lugar, cualquier lugar y ya ve dónde vivo, donde usted quisiera vivir. (Pequeña pausa.) ¿Su primer viaje?

    Jack. Acabo de llegar

    Machi. ¿Y qué le parece Cuba?

    Jack. (En broma.) A paradise under the stars.

    Machi. Sí, Tropicana, Varadero, tabaco y ron.

    Jack. La Sierra y Playa Girón. Ya no podía esperar más. Baby me mostraba las fotos de la casa, esta casa, y me contaba las historias que conocía por su abuela. Yo lo imaginaba todo, todo, como si lo hubiera vivido.

    Machi. ¿Cómo anda Baby?

    Jack. (Con dificultad.) De-si-lu-sio-na-da. ¿Se dice así? Me dijo: dile a Machi que estoy de-si-lu-sio-na-da porque no puedo ir.

    Machi. Le dice que yo también estoy de-si-lu-sio-na-da porque no puedo ir.

    Jack. Y yo soy el cartero.

    Machi. ¿Cómo se llama el cartero?

    Jack. Se llama John Weber. Jack, es más corto.

    Machi. Jack, puedo brindarle una taza de café, bien fuerte. Como lo tomamos en su paraíso bajo las estrellas.

    Jack. Sí, gracias. (Registra en una mochila.)

    Machi. Cuca, haz café. Del bueno.

    Jack. (Le entrega un sobre.) Esto se lo manda Baby.

    Machi. Baby. ¡Qué sobrina tan cariñosa! (Mientras abre el sobre.) Siempre se acuerda de mí. La tía Machi, la tía Machi y me escribe estas cartas llenas de… (Mira dentro, sólo viene la carta. Desencantada.) nostalgia. Nostalgia por una tierra que casi no conoce. Ella se fue tan chiquita.

    Jack. Y sueña en volver.

    Machi. La pobre.

    Jack. ¿Le da tristeza?

    Machi. Por lo que va a encontrar.

    Jack. (Recorre la habitación, parece que busca algo.) Encontrará este sol, esta alegría: sus raíces.

    Machi. ¿Qué busca, un cenicero?

    Jack. Ahora no.

    Machi. ¿No fuma?

    Jack. Me gustan los puros cubanos. Cojiba.

    Machi. Yo me muero por los Marlboro.

    Jack. (Busca en la mochila, saca una caja de cigarros y le ofrece uno.) Aquí tiene.

    Machi. Gracias. (Enciende un cigarro con gran ansiedad, fuma y echa una bocanada de satisfacción.)

    Jack. Le gustan.

    Machi. Me dan la vida.

    Jack. En mi país se piensa que acaban con su vida.

    Machi. Absorbo el humo de un Marlboro y veo llanuras inabarcables, caballos al trote, sombreros tejanos. Como en los anuncios. Un mundo de aventuras.

    Jack. Una vida ruda.

    Machi. ¿Qué más se puede desear? (Mientras disfruta el cigarro.) Aprendí a fumar muy joven. Todavía estudiaba. Ay, qué tiempos. Una amiga… (Una larga bocanada.) ninguna igual. Con ella aprendí. Aprendí a fumar. Marlboro. De ahí mi preferencia por esta marca. Tenía en su casa un anuncio donde aparecía un hombre con un cigarro en la boca. (Echa una bocanada casi erotizada.) Ya no vive aquí. Como tantos amigos, ya no viven aquí. ¿Ve? Este humo me recuerda a mi padre. Fumaba unos tabacones enormes. Siempre quise ser como él: independiente y decidido. No pude ser como mi padre, y me he convertido en una mujer que sueña.

    Jack. Todos tenemos sueños sin realizar. (Recorre la habitación admirándola.) Uno de mis sueños es vivir en una casa como esta, en un país como este. Baby la recuerda como si la hubiera dejado ayer.

    Machi. ¿Ve a Baby a menudo?

    Jack. Of course. Pertenecemos al mismo comité de lucha por los derechos civiles.

    Machi. ¿Está envuelta en esa lucha?

    Jack. ¿Qué otra cosa se puede hacer viviendo en New York? Es una activista excelente.

    Machi no puede aguantar la risa.

    Jack. ¿De qué se ríe?

    Machi. ¡Si su padre lo oyera! (Pausa.) El mundo es un misterio. Cuando sus padres vieron ondear banderas rojas en los mástiles de la plaza sacaron sus pasajes y allá se fueron, arrastrando con ellos a Baby para librarla del ateísmo, el adoctrinamiento, la vida en Rusia.

    Jack. ¿Tenían ideas políticas?

    Machi. Su padre guardaba una colección completa de Selecciones y era fanático de las películas de espionaje.

    Jack no puede aguantar la risa.

    Machi. Ahora me toca a mí. ¿De qué se ríe?

    Jack. Reader’s Digest. ¡Oh my god!

    Machi. Ellos se perdieron lo que vino después. Aquellas películas de espionaje cambiaron y se convirtieron en películas rusas.

    Jack. ¿Really? Me encantan Konchalovsky y Dovchenko. Y Eisenstein, desde luego.

    Machi. ¡Vaya gusto! Venían convoyadas con muñequitos, rusos; carne enlatada, rusa; grupos folclóricos, rusos. Y todo el mundo decía spasiva y do svydania. Ya nadie se acuerda de ese idioma ni de los pantalones de campana. Las modas pasan. Somos un pueblo con poca memoria.

    Jack. Baby no. Lo recuerda todo. Recuerda sus visitas a la finca, recuerda la casa con un platanal al fondo, recuerda el agua del río y las vacaciones en el campo con mucho cariño.

    Machi. La finca de tío Luis. Allí construyeron una secundaria.

    Jack. ¿Secundaria?

    Machi. Sí, una escuela en el campo.

    Jack. Claro. Conquistas de la Revolución: la educación, la salud. (Hace señas con el pulgar hacia arriba.) ¡Terrific!

    Machi. Yo no estudio y tengo una salud de hierro.

    Jack. Pero estudian otros.

    Machi. ¿Y de qué les sirve?

    Jack. Usted no piensa como su sobrina. Me parece.

    Machi. Evidentemente no. Ella piensa como Cuca.

    Jack. ¿Cuca?

    Machi. La muchacha que me ayuda. (Pausa.) El Marlboro me vuelve loca. ¿Puedo robarle otro cigarro?

    Jack. (Le ofrece la cajetilla.) Es suya.

    Machi. (Lo besa en la mejilla.) Gracias. Este aroma me lleva al pasado. Ahora todo es diferente: ¿usted no ha estado en una fiesta de quince?

    Jack. ¿Qué es eso?

    Machi. Un baile para celebrar los quince años de una niña que se convierte en mujer.

    Jack. ¿Todavía celebran ese rito en este país?

    Machi. Más que nunca. Pura imitación de la aristocracia republicana: trajes largos, valses de Strauss, cambios de vestuario. Sin crónica en el periódico, ¡claro!, y chícharos el resto del año.

    Jack. (No entiende bien.) ¿Chi-cha-ros?

    Machi. Chícharos. Suit pis.

    Jack. ¿Habla inglés?

    Machi. Ni una palabra. Pero a veces digo naiz y guao.

    Jack. Yo aprendí español para poder leer los periódicos y conocer lo que realmente sucede en Cuba, no lo que se publica en mi país.

    Machi. Dios lo guarde. Es un angelito.

    Jack. No entiendo.

    Machi. ¿Va a estar mucho tiempo de visita?

    Jack. Todo cuanto pueda.

    Machi. Ya lo entenderá.

    Jack. Quiero verlo todo, entenderlo todo, vivir como viven ustedes.

    Machi. Permute.

    Jack. ¿Permute? No conozco esa palabra.

    Machi. Permutar. Cambiar una cosa por otra. Usted viene a vivir a esta casa que tanto le entusiasma y yo viviré en la suya, ¿en Manhattan?, que no conozco pero estoy segura que me va a gustar.

    Entra Cuca con dos tazas de café y le ofrece una cada uno.

    Cuca. Acabadito de hacer.

    Jack. Gracias.

    En el momento en que Jack se lleva la taza a la boca:

    Cuca. ¡Cuidado!

    Jack. ¡Dammit!

    Machi. ¿Se quemó?

    Jack. No, no es nada.

    Cuca. ¿Quiere agua?

    Jack. No, gracias. (Saca de la mochila una botella de agua y bebe.) ¿Cómo es su nombre?

    Cuca. Concepción, una servidora. Pero me dicen Cuca.

    Jack. Ah, sí. Gracias, Cuca. (Prueba el café con cuidado) ¡Delicioso!

    Machi. En esta casa se toma el mejor café de Cuba.

    Cuca. Yo aprendí a hacerlo en Oriente.

    Jack. ¿Oriente? Ah, Santiago de Cuba: la cuna de la Revolución.

    Cuca. ¿Conoce Santiago?

    Jack. Todavía no. He leído sobre la ciudad, la historia.

    Cuca. ¿Y le gustaría conocerla?

    Jack. Of course.

    Cuca. ¿Cómo?

    Machi. Cuca, déjalo tranquilo.

    Jack. No, no problem, me encanta oírla. Quiero recorrer La Habana y hablar con el pueblo, que me cuenten, conocer sus experiencias y llegar a compartir con ustedes y sentirme parte de este proceso.

    Cuca. ¿Usted es revolucionario?

    Jack. Ojalá. Yo vivo en un país complejo, en circunstancias muy difíciles.

    Cuca. Sin ofender, su país es su país, pero ustedes nos han hecho mucho daño.

    Machi. (Regañándola.) ¡Cuca!

    Jack. ¿Ustedes? ¿Yo? Yo nunca he tratado de hacerle daño a este país.

    Cuca. Usted, la persona de usted, usted mismo, no; pero su gobierno, sí.

    Jack. Yo no apruebo lo que hace mi gobierno.

    Cuca. Pero lo hace. Ustedes… su gobierno, explota a los países pobres. Lo he leído y lo veo en la televisión. Usted cree que porque soy una simple criada, criada sí, no la muchacha que me ayuda, como dice alguna gente. (Mira a Machi.) Criada, pero estoy bien enterada de todas las guerras y de todos los crímenes. (Saca un cucurucho de maní. Le ofrece.) ¿Quiere maní? Calientico y saladito como le gusta a usted.

    Machi. ¡Cuca!

    Cuca. Esto es folclor, Machi. Yo también quiero ganar mi dinerito. Hay quien lo consigue fácil, viene una visita y ya. Pero yo trabajo para conseguirlo.

    Machi. (Se burla.) ¿Y tu Revolución no te ayuda?

    Cuca. Claro que me ayuda, aunque tú no quieras verlo. Mire, compañero… ¡ay, perdón! Míster.

    Jack. Compañero está bien.

    Cuca. Mi hija estudió en las mejores escuelas, y es enfermera graduada, ¡graduada! Y mi sobrino se hizo ingeniero y ahora es director de una empresa. Todos viven mejor que yo, porque estudiaron y saben un oficio.

    Machi. ¡Ay, revolución! Dios bajado del cielo para resolver todos los problemas de Cuca. Y ahí está: limpiando una casa que no es suya, comiendo una comida que no paga, viviendo de lo que le da una dama burguesa. ¿Qué te da tu Revolución? ¿Te compra ropa, tienes un televisor último modelo, sabes lo que es un microgüey?

    Cuca. Vivo tranquila, sin odiar a nadie y no necesito mendigarles a los parientes para vivir.

    Machi. Vives con lo que te doy yo.

    Cuca. Vivo con lo que gano yo. Porque trabajo. Y cuando esté vieja como tú viviré con mis hijos y mis nietos que se ocuparán de mí. No en esta casa más vieja que tú (Golpeando los muebles.) con sillas viejas, mesas viejas, camas viejas, manos viejas, tablas viejas ¡viejísimas! puertas viejas, piernas viejas, pisos viejos, viejo, viejo, todo viejo, mundo viejo, más que viejo…

    Machi. (Histérica.) ¡Ya! ¡Negra de mierda! Nunca tendrás nada.

    Cuca. ¿Y qué tienes tú?

    Machi. Tengo… tengo… (Busca la palabra.) el humo del Marlboro. ¡Sí! El humo. (Se va calmando.) El recuerdo de la finca de mi abuelo. Y el humo. Atesoro cientos de retratos familiares. Y este aroma. Cuca, trae la comadrita de abuela. (Cuca no hace caso. Machi se acerca al mueble, se sienta y se mece lentamente, soñadora.) Ahora recuerdo el pastor alemán que me regalaron como recordaré siempre el humo de un Marlboro. Y a papá que me acaricia la cabeza el día de mi primera comunión. Recuerdo también… recuerdo… el humo, el humo… el humo, el humo…

    Jack. (Iluminado por una luz que lo convierte en una estatua.) Caminaremos con la cabeza muy alta, altísima, dueños del mundo. Sin miedo. No habrá odio, ni rencor, ni razas, ni prejuicios, ni cucarachas, ni fronteras, ni dinero, ni bancos, ni juegos de ladrones y policías, ni hormigas. El hombre regará el jardín de su vecino con agua de colores y la naturaleza descubrirá nuevas frutas. Y por las noches bailaremos alrededor de las hogueras sin miedo al hombre lobo. Y entonces ya no habrá hombre lobo. Nunca más.

    Cuca. (Mientras limpia el mueble.) Aquí estoy. Limpio este mueble. Paso el paño por el borde superior hasta dejarlo como un espejo. Limpio el frente: sacudo las gavetas con el plumero y después con el paño hago brillar los adornos de madera. Voy a las patas de caoba, son torneadas y necesito dedicarles más tiempo. Una y otra vez y otra más…

    Machi. El sillón y el humo.

    Jack. Un mundo nuevo, diferente.

    Cuca. Limpio este mueble sin descansar.

    Jack. Otros ojos miran el horizonte.

    Cuca. Trabajan mis primos y los albañiles.

    Machi. Retratos viejos, espejos.

    Jack. Otras ventanas, otro azul.

    Machi. Recuerdo y recuerdo y recuerdo…

    Cuca. Ya es la hora. ¡A trabajar! Yo trabajo y mi hija trabaja y mi padre, lleno de arrugas, trabaja todavía; trabajan mis primos y mis tíos y trabajan los vecinos de al lado y los vecinos de los altos y todos tenemos escobas y calderos y cocinas. Palas y picos para los que construyen. Martillos y serruchos para los carpinteros. Herramientas para ganarnos la vida con las manos. Manos fuertes, duras, manos de trabajadores. Mi familia trabajó toda la vida. Mi abuelo murió trabajando en la carpintería, orgulloso de los muebles que hacía. Y trabajamos ayer y hoy y trabajaremos mañana y siempre. Siempre…

    Telón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.