Tienda El Encanto,hoy parque Fé del Valle

El_encantoDurante los primeros meses de 1961 las actividades subversivas, es­pecialmente contra objetivos civiles, se habían incrementado. Para los grupos terroristas que actuaban en las ciudades, todo lo que estuviera relacionado con la economía y el co­mercio clasificaba entre los objetivos a destruir.

Operación Bumpy Road

En zonas rurales las bandas de alzados continuaban utilizando las armas y los explosivos que la Agencia Central de Inteli­gen­cia (CIA) les enviaba de forma clandestina, prin­ci­pal­mente por vía aérea y marítima, para afectar la Re­forma Agraria y frustrar la Cam­paña de Alfabe­tiza­ción. Todo formaba parte de una peligrosa escalada de agresiones, con la que intentaban intimidar a los cu­banos y crear un escenario propicio para desencadenar una invasión militar. No valoraron que la Revolución disponía del apoyo de un pueblo inspirado en el liderazgo del Coman­dante en Jefe Fi­del Cas­tro, y dispuesto a luchar hasta las últimas consecuencias.

El 4 de marzo de 1961, durante el acto central por el primer aniversario de la explosión de La Coubre, Fidel expresó: “(…) Y es un hecho verdaderamente vergonzoso, si es que pudieran ser capaces de concebir la vergüenza, tanto ellos como los que están vendidos a ellos, que actualmente sea precisamente el Servicio Central de In­te­ligencia yanqui, es decir, que sean agen­tes yanquis los que manejen to­dos los hilos de la subversión, de los abastecimientos de armas y de explosivos, con que han estado tratando de promover bandas contrarrevolucionarias y con las que han estado llevando a cabo actos de asesinatos, o actos tan salvajes de terrorismo, como el de h­a­cer estallar una potente bomba en un aula o en una escuela repleta de alumnos”.

Con estas palabras el máximo líder de la Revolución hacía referencia al sabotaje realizado por un grupo terrorista el 28 de febrero anterior, en la Escuela de Secreta­riado Comercial Nobel Academy, de La Ví­bora, donde una maestra y sie­te alumnas resultaron heridas y se re­portaron cuantiosos daños ma­teriales.

A principios de abril, la situación interna en Cuba era muy compleja a causa del incremento de las agresiones que llevaban a cabo un grupo de or­ganizaciones contrarrevolucionarias dirigidas, financiadas y abastecidas por los servicios de inteligencia norteamericanos. Pero nuestro pueblo, organizado en las milicias, las fuerzas armadas, los órganos de se­guridad, los sindicatos, las organizaciones estudiantiles, la Federa­ción de Mujeres Cubanas y los Co­mités de Defensa de la Revolu­ción, no se dejó amedrentar y cerró filas apoyando la Revolución en todos los frentes.

El 6 de abril estalló un artefacto explosivo en la fachada de la emblemática tienda por departamentos El Encanto, ubicada en la calle Ga­liano entre San Miguel y San Rafael, en plena zona comercial de La Ha­bana, que también causó daños ma­teriales en las vidrieras de centros comerciales cercanos como El Ba­zar Inglés, Los Reyes Magos, el Ten Cents, la peletería La Moda y la joyería Casa Quintana. Como consecuencia de este sabotaje resultó herido de gravedad el ciudadano Miguel Arias Ro­sáirez.

Tras este primer acto terrorista, El Encanto se convirtió en una obsesión para los contrarrevolucionarios, quienes se propusieron destruirla. El 13 de abril, poco después de las 6:00 de la tarde, en el De­partamento de Sastrería ubicado en el segundo pi­so, entre los rollos de tela fueron colocadas dos petacas incendiarias de fabricación norteamericana, que unos minutos más tarde reaccionaron provocando un incendio de gran­des proporciones. En unas ho­ras el edificio de seis pisos quedó prácticamente demolido a causa del fue­go. Los daños materiales causados se calcularon en 20 millones de dólares.

Fe_del_valleEn ese hecho murió Fe del Valle Ramos, de 43 años, empleada del De­partamento de Niños, cuando pe­netró en la tienda desafiando las llamas con el propósito de rescatar la recaudación de una delegación de la Federación de Mujeres Cubanas exis­tente en el centro. También se reportaron 20 heridos (16 hombres y cuatro mujeres). Imágenes de los bomberos luchando contra este y otros he­chos similares en grandes tiendas habaneras, fueron filmadas para la televisión cubana y han sido ex­pues­tas en diferentes eventos pa­ra de­nun­ciar el terrorismo

fotos archivo:
fgq

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.